Direcciones correo, twitter y facebook

Si quieres enviar propuestas concretas o noticias, pedir información, contarnos qué has hecho en tu centro..., escríbenos a

accionesmareaverde@gmail.com

Síguenos en twitter: @VenaMareaVerde

Y ahora también puedes seguirnos en facebook: Ven a marea verde

Consulta también el blog ¡Matricúlate en la Pública! Síguenos en @VenalaPublica y en facebook: Matricúlate en la Pública-Ven a la Pública

y

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Información destacada de la Marea Verde

"¡Paremos la degradación de la Enseñanza! ¡Construyamos una Educación Pública de tod@s y para tod@S!" (Asamblea Marea Verde Madrid)

#SíSePuede: La Justicia reconoce el derecho al cobro de las vacaciones de los interinos

INFORMACIÓN SOBRE ASIGNACIONES DE INTERINOS DE LOS CUERPOS DE MAESTROS Y PROFESORES DE SECUNDARIA





    Campaña por la democracia y la participación en los centros educativos. ¡Firma y difunde la Carta de Compromiso Democrático!


           

    Enlaces a las entradas de las Marchas de la Dignidad

     ¡Sí se puede!: La movilización da sus frutos

    LOMCE («LeyWert»): propuestas de resistencia/objeción/insumisión, calendario de implantación, currículos… 

    Comunicados, manifiestos, escritos,... Marea Verde

    Novedades:

    ¡Firma por la readmisión de los profesores y maestros despedidos por los recortes de la Educación Publica!

    Clausurado el III Encuentro "La Educación que queremos" 

    DENUNCIA DE LA ASAMBLEA MAREA VERDE MADRID ANTE LA SITUACIÓN EDUCACIÓN PÚBLICA

    jueves, 3 de septiembre de 2015

    5, 6, 12 y 13-9-15: Mercadillo solidario de material escolar (de 10:00 a 14.00 h, en C/ Monforte de Lemos esquina con Avda Betanzos)


    10-9-15: Conferencia "Educación democrática y ciudades educadoras", con Yaacov Hecth (19:00 h, Ateneo de Madrid)

    Pío Maceda nos envía esta convocatoria:







    El próximo 10 de septiembre a las 7 de la tarde 
    en el Ateneo de Madrid
    Conferencia sobre 
    EDUCACIÓN DEMOCRÁTICA Y CIUDADES EDUCADORAS
    Con 
    Yaacov Hecth
    Líder del movimiento internacional de Educación Democrática

    Por el contenido y  la autoridad del ponente sobre el tema consideramos que es un  acto especial. 
     Es una oportunidad para conocer y hablar sobre las experiencias que Yaacov dirige y lleva a cavo.

    Hemos podido organizar este acto con  la colaboración del Área de Cultura y Deporte del Ayuntamiento de Madrid.
     
    Con los mejores deseos para este curso que comienza
    Sección de Educación del Ateneo de Madrid

    10-9-15: ASAMBLEA DE INTERINOS (18,00h, IES Juana de Castilla. Moratalaz)

    Pronto publicaremos más información al respecto

    lunes, 31 de agosto de 2015

    5-9-15: REUNIÓN DE TRABAJO DE GRUPO ABIERTO DE INTERINOS (18,00h, C/ Luis Cabrera 19. Escuela Popular de Prosperidad)

    Plataforma de Profesores y Maestros Interinos de Madrid nos envía esta convocatoria

    Interinos despedidos: ¡¡ INTERINOS READMISIÓN !!   

    Todos los interinos e interinas que veníamos trabajando como maestros y profesores hemos sido despedidos injustamente, algunos solamente durante el verano, pero a otros, por distintas circunstancias, no nos dejan reincorporarnos en septiembre debido  a los recortes y al afán por la precarización laboral del partido que gobierna tanto en la Comunidad como a nivel estatal, esto ya ha venido ocurriendo durante varios años y los afectados y afectadas estamos empeñados en que se nos dé solución: TODOS LOS PROFESORES Y MAESTROS INTERINOS DEBEN SER READMITIDOS. Exigimos la estabilidad laboral del profesorado interino.

    Si estás en esta situación desde este junio o desde cursos anteriores: ponte en contacto en esta dirección de correo electrónico, ven a la asamblea el 5 de septiembre y luchemos juntos para que nos devuelvan el trabajo. Porque juntos podemos.


    No podremos si nos faltas tú.

    Coméntalo entre tus amistades, seguro que algunos de ellos están afectados.

    Este no es un momento para despedir profesores, es un momento para ampliar la plantilla de profesorado. Los recortes solo han servido para deteriorar la escuela pública, hagámosla crecer juntos.

    Una de las acciones que estamos llevando a cabo es esta recogida de firmas y nos planteamos en breve movilizaciones en la calle como forma de conseguir nuestro objetivo: La readmisión de todos los profesores y maestros interinos.


    Asamblea: 5 de septiembre a las 18,00h, C/Luis Cabrera 19 (Escuela Popular de Prosperidad)

    Plataforma de Profesores y Maestros Interinos de Madrid

    Calendario de acciones de la Marea Verde Madrid para la semana del 1 al 6 de septiembre de 2015


    Cabecera calendario acciones.png


    Lunes 31

    _________________________________________
    Martes 1
    _________________________________________
    Miércoles 2 Día de la Camiseta

    2-9-15: Asamblea por la educación pública en Rivas Vaciamadrid (19:00 h, Casa de las Asociaciones, sala 6)

    _________________________________________
    Jueves 3

    3-9-2015: ASAMBLEA POR LA ESCUELA PÚBLICA San Martín de la Vega. Acciones del próximo curso escolar  

    _________________________________________
    Viernes 4

    _________________________________________
    Sábado 5

    5-9-15: REUNIÓN DE TRABAJO DE GRUPO ABIERTO DE INTERINOS (18,00h, C/ Luis Cabrera 19. Escuela Popular de Prosperidad)

    5-9-15: Mercadillo solidario de material escolar (de 10:00 a 14.00 h, en C/ Monforte de Lemos esquina con Avda Betanzos)


    _________________________________________

    Domingo 6

    6-9-15: Mercadillo solidario de material escolar (de 10:00 a 14.00 h, en C/ Monforte de Lemos esquina con Avda Betanzos)




    Próximas convocatorias:

    7-9-15: Asamblea de la Plataforma por la Escuela Pública de Villaverde (18:30 h, AAVV Los Rosales)

    10-9-2015: Asamblea Marea Verde Madrid (lugar y hora por determinar)

    10-9-15: ASAMBLEA DE INTERINOS (18,00h, IES Juana de Castilla. Moratalaz)

    10-9-15: Conferencia "Educación democrática y ciudades educadoras", con Yaacov Hecth (19:00 h, Ateneo de Madrid)

    12 y 13-9-15: Mercadillo solidario de material escolar (de 10:00 a 14.00 h, en C/ Monforte de Lemos esquina con Avda Betanzos)



    Envíanos información de las acciones de tu centro/zona a accionesmareaverde@gmail.com

    2-9-15: Asamblea por la educación pública en Rivas Vaciamadrid (19:00 h, Casa de las Asociaciones, sala 6)

    Asamblea por la Educación Pública en Rivas nos envía esta convocatoria






    Os dejamos la propuesta de Orden del Día para la asamblea del próximo miércoles, 2 de septiembre. Esta propuesta está abierta a las aportaciones que se estimen convenientes

    Aprovechamos para animaros a asistir a la asamblea para iniciar con fuerza un nuevo curso (Adjuntamos cartel informativo)


    Un saludo


    ORDEN DEL DÍA


    A.- Información general del Ayuntamiento sobre educación:
        A.1.- Situación de la construcción de nuevos centros
        B.2.- Escolarización y matriculaciones
       

    B.- Informaciones de nuestra asamblea: 
        
         B.1.- Instalación de mesas en fiestas.
         B.2.- Situación económica

    C.- Situación de la asamblea de cara al próximo curso escolar 2015 /2016

         C.1.- Entidades (AMPAS, FAPA, Marea Verde del Sureste, Jóvenes y Estudiantes del Municipio,partidos políticos, asociaciones...) que desean trabajar y formar parte de esta asamblea para el próximo curso.
         C.2.- Personas que, sin pertenecer a ninguna de estas entidades, quieran trabajar en la Asamblea.

    D.- Propuestas de trabajo, acciones a desarrollar a lo largo de este curso:  Es bueno que se traigan pensadas cosas ya con una pequeña "mini-elaboración" para proponer, aunque en esta primera reunión será casi una lluvia de ideas, pero algo desarrolladas, de donde iremos sacando nuestro programa de acción con las fuerzas con las que contemos.

    E.- Convocatoria de próxima asamblea para el miércoles 16 de septiembre de 2015 y orden del día a proponer.

    F.- Varios


    ----------------------------------------------
    Asamblea por la Eduación Pública en Rivas.
    mail: asamblea.educacionpublicarivas@gmail.com
    Twitter: @RIVASXLAPUBLICA

    "La inminente vuelta al cole obliga a repensar para qué sirve y cómo deba ser" (Manuel Menor)

    Reproducimos el nuevo artículo del compañero Manuel Menor:


    Cambio de rutinas, orden, disciplina, pero también sentido y funciones de la escolarización, son, al lado del aprendizaje de conocimiento y destrezas sociales, cuestiones a plantearse estos días.

    Termina agosto y, de vuelta en casa, empiezan las inquietudes del  pronto regreso a la rutina cotidiana de las aulas. Se impone el ir, poco a poco, acostumbrándose a horarios, comidas y pautas de sueño menos elásticas que las del inmediato verano. Bien es verdad que la adaptación no tiene las mismas dificultades en todas las edades, pero conlleva siempre una diferente forma de vida, cambios de alguna envergadura y, de paso, algún grado de empeño distinto. No es lo mismo en la escuela infantil que en primaria o secundaria o, incluso, en los tiempos universitarios. Cada edad tiene sus particularidades y requiere diversos modos de atención.

    Otra vez…

    El paso de un esquema de vida más relajado y “libre” a secuencias temporales más rígidamente ordenadas y “disciplinadas”, en que cada paso y actividad han de estar realizadas en un tiempo y forma que no hayamos determinado nosotros, supone inevitablemente una readaptación de hábitos, más o menos costoso en niños, adolescentes o adultos. A todos de algún modo atañe y, con alguna frecuencia, incluso el propio sentido de la vida se ve afectado. Los propios padres vienen a coincidir por las mismas fechas –los que tienen trabajo- en la vuelta a los ritmos que marcan los horarios y contratos laborales: no les son extraños los síndromes vacacionales. Más todavía, no son pocos quienes guardan, de cuando niños, extrañas dolencias asociadas a cuando acababan las vacaciones y a que, ya iniciándose el cambio de coloración de las plantas caducifolias, debían reiniciar las tareas escolares. Algunos pacientes de determinadas afecciones viven desde finales de agosto una especie de agotamiento último y un paulatino desmoronarse del sentido que el rápido amarilleo de las hojas y su posterior caída sin retorno confirmase,  de modo que el comienzo de curso les inclina hacia la depresión melancólica frente a la desbordada vitalidad que el verano habría dejado atrás.

                No se trata de un asunto menor y de no es un mero capricho infantil. Son los primeros pasos de un aprendizaje costoso de asumir más allá del mero cambio circunstancial de hábitos. El principio de realidad, con sus duras imposiciones y requerimientos, es asunto urgido de gran atención y cautela por parte de padres y tutores. Por supuesto, también debiera estar en el ánimo de profesores y agentes escolares prestarle el debido cuidado, con el fin de que sirviera de oportunidad para el crecimiento personal y no para estar a remolque de dependencias y fijaciones desestabilizadoras. Jano y su doble cara, como condición ineludible de la condición humana de constante paso entre situaciones de cambio, de fluido final y comienzo, prudente y clarividente para que merezca la pena.

    Disciplina

                El final de agosto es para muchos, en todo caso, como enero: se regresa y no precisamente a Ítaca. Para los más afectados de cerca por los asuntos de la educación, no es ninguna novedad que buena parte del sistema educativo cumple funciones que no tienen que ver necesariamente con el conocimiento, salvo que se entienda por tal conocer qué lugar nos corresponde a cada uno en el mundo conflictivo en que nos toca vivir.  O que aprender pronto que no todos somos iguales, tampoco es pequeña cosa. O que, por eso mismo, saber lo que más importa del sistema educativo no es lo que dicen explícitamente las asignaturas sino las rutinas constantes, o, también, que lo que dicen éstas tiene distinto valor según quien lo aprenda. Este conjunto cognitivo es el colmo del aprendizaje si se llega pronto a él.  Conducirá de inmediato a entender que el sistema educativo tenga distintos canales –públicos, concertados y privados- para el cumplimiento de estas funciones diferenciadas y que, en todos ellos, el asunto principal es el aprendizaje de la disciplina correspondiente a cada cual según su grupo social de adscripción. Disciplinar la mente, disciplinar el cuerpo, disciplinar el uso del tiempo, disciplinar las pautas de lo que está bien visto  o mal visto según el orden social que –entre otras particularidades-  a cada cual le ha tocado en suerte, son cuestiones que la sociología crítica ha tratado de destacar desde hace muchos años y que ninguna de las reformas que hemos tenido, desde la propia LGE de 1970 –no digamos desde antes-, ha osado contravenir en serio. De uno u otro modo, este es un núcleo duro que todas han sostenido, con mayor o menor intensidad según la coloración de cada gobierno.
               
    El regreso al cole o al trabajo –lo primero es un anticipo de lo segundo en el mejor de los casos-, pone en evidencia esta dualización persistente en nuestras vidas. Produce a todos, a niños y adultos, similares actitudes, temores y ansiedades, contradicciones y contraposiciones, siempre en las inmediaciones de lo  esquizoide. Si aprender esto es costoso, a muchos, además, el final de agosto les sugiere y previene sobre la inutilidad del trayecto de la escolarización. Saben, de entrada, que ellos van al colegio o escuela pero que no van a ser propiamente “estudiantes”, con sentido y coherencia de que lo que se quiere que aprendan les vaya a conducir a una profesión sólida y apetecible. Perciben -sin haber leído la LOMCE- que lo que les ha correspondido es un trámite hasta llegar a la edad laboral…, ahora a los 16 años y antes a edades bastante más tempranas.  Como saben, adicionalmente, que los suyos serán siempre los empleos de menos cualificación,  los de aquellos que el sistema no ha logrado integrar por haber “fracasado”. Desde antes de empezar a estar escolarizados están destinados a esa lista: Carlos Lerena ya concluía en 1976 que, en una edad clave como la de los seis a nueve años, la mayor parte de los retrasos escolares –la edad de cada alumno respecto a la que le correspondería en el curso en que se encuentra- obedecía a razones de índole social familiar, “está determinada por la clase social de origen” (Escuela, ideología y clases sociales, Ariel, p. 310). Por entonces, cuando estaba en plena vigencia la EGB –y la obligatoriedad alcanzaba hasta los 14 años-, el 31,99% de quienes la cursaban eran descalificados al final, como había recordado Fernández Enguita (Educación y Sociedad, I, 1983, pp. 55-85).

    Volver a pensar

    El final del verano, con su vuelta al cole, propicia, por todo ello, el repensar el sentido del sistema educativo que tenemos. Los padres vuelven al trabajo y los niños vuelven al cole mientras queremos  creer en la “movilidad social” que representa el acceso a la educación y en que es una “igualdad de oportunidades” para todos. En la práctica, sin embargo, hay muchas cartas marcadas y, sin la atención debida, lo seguirán estando y de muy poco valdrán esas grandes palabras. En general, el organigrama está diseñado para que cada pájaro vaya a su nido y que todo siga muy parecido a como ha sido siempre. Pongámonos al final de los estudios, a la hora del empleo, por ejemplo, y veremos que el criterio por el que se guían los empleadores no es el de las capacidades reales de los individuos sino el de los prerrequisitos formales que hayan cumplido. Esto les asegura una primera criba de candidatos que tienen cierta motivación y competencia social frente a los que por razones diversas no han logrado una determinada acreditación. Pero es que, además, los títulos y credenciales  que confiere el sistema educativo no son para todos. Están diseñados como una forma de control de entrada a las posibilidades escasas de trabajo, especialmente de las más deseables y privilegiadas.

     Justo en el momento de iniciarse un nuevo curso, todas las expectativas están abiertas sin que a nadie le sea palmario que sus vástagos vayan a ser escogidos, por muy inteligentes que sean y por muy bien que cumplan todos los ascetismos que requiere una esforzada dedicación al estudio. El obrar según los requisitos prescritos sólo es imprescindible para estar entre los bendecidos con la dubitativa expectativa de empleo. Por encima de todo ello, y dada la enorme proliferación de títulos y diplomas –y los criterios que han impuesto las sucesivas reformas laborales-, quienes tienen capital cultural de clase tienen muchas más oportunidades para aprovecharse de los beneficios de la situación profesional a que pertenecen sus progenitores y de los criterios restringidos que rijan su entrada en la misma.

    Evidentemente, la escuela y sus gestores –profesores y maestros incluidos- no pueden quedar indiferentes. Si no quieren adscribirse a la obsolescencia burocrática, han de repensar su sentido y cualificación democrática: qué sociedad y qué tipo de ciudadanos quieren construir, en qué medida y de qué maneras pueden contribuir desde su espacio educador a que todo sea más justo y menos discriminatorio, qué procedimientos deban primar para que las oportunidades de igualdad sean tales. Los comienzos de septiembre son la hora de los proyectos de centro y de sus especificaciones en las aulas y asignaturas. Es un buen momento para replantearse multitud de procesos y dinámicas innovadoras. La vuelta a los olores de los escolares –lápices y gomas especialmente- debiera ser una ocasión para que el inminente curso académico no huela ya de entrada a algo sobado. Ojalá lleve a profundizar en la renovación de significado de un tiempo precioso y preciado para todos.




    Manuel Menor Currás,
    Madrid, 30/08/2015.

    lunes, 24 de agosto de 2015

    "Las bicicletas no son para el verano y, a este ritmo, tampoco para el invierno" (Manuel Menor)

    Reproducimos el nuevo artículo de Manuel Menor Currás


    Hay muchas más bicis, pero también más ladrones de bicicletas que nunca. ¿Qué está pasando en sanidad? ¿Qué sucede en educación? ¿Pueden los zorros cuidar de las gallinas?

    Corría el año 1977 y Fernando Fernán Gómez era premiado por una obra de teatro que llevaba casi este mismo título, sólo que con un enunciado afirmativo: “son”, en vez de “no son”. En 1982, sería llevada al cine por Jaime Chavarri, con gran éxito de público y de premios. Recreaba la angustia creciente de una familia pillada de lleno por la guerra civil. La sucesión de problemas que le acarrea el avance de la guerra, y los desastres consiguientes, desplazan y aplazan interminablemente la ansiada posibilidad de disfrutar de una bicicleta.  La conclusión, pesimista ante la promesa frustrada –que recogía el título de la obra- , bien pudo haber dado pie al título que encabeza esta columna.

    De las bicis de antes a las de ahora

    No lo fueron para aquel verano de 1936 y, para muchas familias tardarían muchos años en volver a serlo. El hambre, la miseria, la escasez de casi todo, hicieron florecer el trapicheo y el estraperlo para salir del paso. La inventiva cutre de la mecánica popular y del gasógeno y aquel paisaje tan certero y surrealista quedó bien documentada en el TBO. La Rue del Percebe, que iniciara Francisco Ibáñez en 1961, retrató perfectamente el panorama que, cuando el desarrollismo, persistía en sus condiciones esenciales después de más de 20 años.  Y llegaríamos a 1969 cuando, en el “libro blanco” de la ley general de educación que, según decían, iba a cambiar a fondo el panorama educativo de los españoles, faltaban escuelas, faltaban maestros, institutos, faltaba de todo y llegó la EGB. La OCDE ya nos miraba de cerca, también desde 1961, y constataba que, con lo que había, no se iba a ninguna parte; que era preciso cambiar algunas cosas para que siguiera todo muy parecido.

    ¡Menuda crisis la de aquellos años!  Tener bici era un signo de estatus, que tardaría mucho en generalizarse. Hoy, afortunadamente, hay bicis disponibles para casi todo el mundo e incluso hay asociaciones para distribuir excedentes. Pero tampoco es lo que era y ha pasado a reintegrarse en la vida urbana, no como sustituta pobre de otros medios –que eso era en Ladrón de bicicletas-, sino como modernidad  preciada, propia de la vida sostenible, más sano que el de la cultura invasiva del automóvil. Con la bici, las ciudades pueden ser más vivibles y hasta más guapas. Salvo cuando –siempre hay un pero- invaden la vida peatonal: las aceras no han sido hechas para soportarlas como forma demostrativa de dominio abusivo. Cuando el viandante tranquilo tiene que discutir con cualquier prepotente engreído en un sillín, tenemos un lío: alguien se toma el rábano por las hojas y quiere que los demás aguanten su desvarío. Los “progresos” casi siempre vienen con aventajados “monstruos”.

    La neurosis del verano
    Peor es si este hábito malsano se sobrepone a otros de mayor impacto destructivo. No es inhabitual que, en verano, proliferen maltratadores de los demás imponiendo caprichos, prepotencia y –como antes se decía- “mala educación”. El ruido, las voces y músicas, tubos de escape locos, cláxones y gritona bobería festiva son un martirio que mucha gente soporta de continuo en nombre del “progreso” de cualquier fantasía descerebrada de unos pocos. El tradicional verano desinhibe y ayuda a incordiar el tímpano y la necesidad de descanso que puedan tener los vecinos. El conflicto de intereses se acelera y, en el mejor de los casos, alguien vuelve a hablar sensatamente de normas que permitan a todos convivir en paz.

    Las aceras mismas están más confusas en verano. Las peatonalizaciones hicieron que hosteleros variopintos ascendieran en la estima de los alcaldes.  Su apropiación del espacio callejero podía ser fuente adicional de ingresos, además de imitar hábitos parisinos en calles de escala reducida por una especulación exacerbada. Pero la marea de visitantes lo veía divertido e informal y el resultado es que las aceras y plazas han mutado su ser en perjuicio del paseante común del barrio o del pueblo. Si busca un banco para sentarse, es aventura imposible. Quien impone su ley es el gremio hostelero. Y el modelo económico más preciado es el del exhibicionismo chillón que, indirectamente, provoca el turista que viene a relajarse unas horas: ha de tener  todo tipo de facilidades baratas para que deje un poco más de pasta. Ante lo cual, ya importan un bledo los inconvenientes que este negocio pueda causar al resto de ciudadanos. Una discriminatoria conducta ratonera que  generará cada vez más hartazgo.

    La bici sanitaria

    Tampoco puede decirse que las bicicletas sean para el verano si, en esta estación –puede ser cualquier otra-, tiene que acudir a los servicios de Sanidad. Pronto comprobará que están hechos unos zorros, convenientemente adaptados para que se entienda que “la crisis” -este mantra que desde el 2007 nos vienen invocando-  hace que el “progreso” en este caso consista en algo cada vez más etéreo e inconcreto. La ficción de derechos del paciente se viene abajo pronto, cuando se da cuenta de que, si ha conseguido que parezca que le estén atendiendo, lo que más desean sus gestores  -no exactamente los profesionales que le hayan tocado en suerte, que puede que también-  es que se vaya a una clínica privada. Y si decide pasar a ésta, nadie sabrá explicarle por qué dicen todos que funcionan mejor. Es una comparación falsa: la mayoría de quienes –por urgencias vitales- han tenido que claudicar, afortunados son si anteriormente no han tenido que comparar.

    En Sanidad, a la metafórica bicicleta que tenía todo lo que tenía que tener y que rodaba mejor que bien, han empezado a quitarle ruedas en unos sitios, el sillín en otros y, en bastantes lugares, suerte tienen si les queda el cuadro. Entre privatizaciones, personal despedido, medicaciones restringidas, copagos añadidos, y, en verano, sacrosantas vacaciones y turnos, bienaventurado es cualquier paciente si, antes de empezar,  la propia lista de espera no le lleva al cementerio. Las triquiñuelas contables por que se rigen estos listados son una fantasía de ingeniería. Y los protocolos básicos que organizan el tratamiento de los episodios clínicos, sólo con la buena suerte de una urgencia desesperada alcanzan a poder cumplirse con probabilidad. Siempre hay excepciones, claro, pero si éste tiene que ser el planteamiento sistémico entramos en el territorio de la taumaturgia. No habría habido “mareas blancas” estos últimos años si no fuera así. Y no habría pasado lo que pasó hace poco en el Hospital La Paz, de Madrid -centro de referencia durante muchos años-, con un caso grave de operación de corazón suspendido “por falta de camas”.  Claro que si tienes dinero esto puede paliarse, pero son muchos más los que no lo tienen. Para eso se había creado la Seguridad Social y no debiéramos volver a estar como en la postguerra; cuando querían, los que podían acudían a los proveedores estraperlistas. Razón por la que no deja de ser un robo y un atropello que estén desmantelando delante de nuestros ojos una de las joyas más preciadas de nuestro siempre mediatizado bienestar social.

    El robo de la bici educativa

    Y lo mismito ha venido sucediendo en el sistema educativo. Qué les voy a contar de nuevo cuando está terminando este agosto del 2015. Nuestros mejores historiadores de la educación española –lean a Manuel de Puelles, por ejemplo- no cesan de decir que el único momento en que realmente hubo una seria preocupación del Estado por la escuela pública, es decir, por que fuera realmente accesible a todos los ciudadanos un tipo de enseñanza científica, libre e integral, fue en la II República: se hizo más en aquellos tres escasos años de lo que se había hecho nunca. Tanto se hizo que, uno de los primeros decretos de “los nacionales” en 1939 fue suprimir casi la mitad de los institutos y escuelas que se habían creado. Entre los primeros pases de aquellaa faena -del robo de la bicicleta-, más de 30.000 profesores fueron “depurados. Y para completarla, en 1941 se estableció el pago de subvenciones a los colegios privados –origen de la dualizada situación actual-, mientras al frente de aquel desastre se ponía a personas que odiaban la justicia distributiva que pudiera mostrarse desde la escuela, y encargaban la docencia a un tipo de maestros venidos directamente de los mutilados de guerra o similares, con tal que acreditaran “lealtad absoluta”.

    Es probable que mucha gente no sepa ni quiera saber qué pasó aquel verano del 36. Se encargaron muy bien, con José María Pemán como pionero, de que solo se pudiera contar su versión a las generaciones de escolares que siguieron: el control de los libros de texto y de lo que pasaba en las aulas fue constante para que se generalizara la ignorancia. Como pudo comprobar Max Aub en 1969 al escribir La gallina ciega, el paisaje de desmemoria democrática y de olvido era ya por entonces una de los éxitos más logrados del franquismo. El problema es que sigue siendo una historia desgraciada, que sólo hemos paliado levemente. Sigue viva la idea de que estos asuntos son secundarios, como de segundo o último nivel y que para desarrollar políticas educativas vale cualquiera a condición de que nunca falle en sostener viva la desigualdad y en sugerir que la mejor inversión que se puede hacer para un hijo es pagarle una “buena educación” privada.


    La LOMCE es un ejemplo perfecto de cómo nos siguen robando la bicicleta y nos frustran uno de los gozos del verano. Los recortes en becas, libros y comedores escolares son un calvario para mucha gente que ansía para sus hijos lo mejor. Pero nuestros queridos gobernantes nos entretienen con que si el nivel económico del PIB sube y con que el empleo va como un tiro: pura ideología sectaria. No dicen lo que esto esconde de miseria creciente, especialmente para los más jóvenes. Y, para que todo cuadre en el esquema prefijado, apenas modificado, es importante no perder de vista a quiénes se están encomendando los asuntos educativos en esta legislatura autonómica. En Madrid –por ejemplo-, ¿qué prestigio puede preceder a una viceconsejera acreditada por haber proclamado -en otro momento anterior en el mismo puesto- el “derecho a la ignorancia” de los chavales con más dificultades? ¿No habíamos quedado en que hay que respetar la Constitución y su proclama de que “todos tienen derecho a la educación” (art.27.1)? ¿Es que la han reformado sin enterarnos? No tenía razón Fernán Gómez: las bicicletas no son para el verano. Especialmente cuando se encarga a los zorros que cuiden a las gallinas.