martes, 20 de mayo de 2014

La LOMCE permitirá que las administraciones y centros decidan si se imparte como optativa Religión en Bachillerato

DEIA.COM: Wert no obligará a impartir Religión en Bachillerato


Los centros educativos que imparten Bachillerato no tendrán obligación de ofertar Religión a sus alumnos, ya que el proyecto de Real Decreto que regula el currículo básico en este tramo educativo deja libertad a los centros y las administraciones educativas para decidir cuáles de las hasta doce materias posibles, ofrecen a sus alumnos. 
En concreto, los alumnos de Primero de Bachillerato deben cursar un mínimo de dos y un máximo de tres asignaturas específicas de un catálogo en el que figuran Análisis Musical I, Anatomía Aplicada, Cultura Científica, Dibujo Artístico I, Dibujo Técnico I, Lenguaje y Práctica Musical, Religión, Segunda Lengua Extranjera I, Tecnología Industrial I. Tecnologías de la Información y la Comunicación I, Volumen y una troncal que no se haya cursado antes. Sin embargo, la elección se establecerá "en función de la regulación y de la programación de la oferta que establezca cada Administración educativa y, en su caso, de la oferta de los centros", sin que figure en el real decreto que la comunidad o el colegio tengan la obligación de ofrecerlas todas. 
En el caso del Segundo curso de Bachillerato, ocurre algo similar. Religión figura en la lista de asignaturas específicas de las que "en función de la regulación y de la programación de la oferta educativa que establezca cada Administración educativa y, en su caso, de la oferta de los centros docentes, los alumnos y alumnas cursarán un mínimo de dos y máximo de tres". No ocurre así en Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), tramo en el que los alumnos tienen obligación de cursar o Religión o Valores Éticos, a elección de sus padres, y por tanto, los centros deben ofertar ambas posibilidades. 
La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha venido reclamando durante el trámite de elaboración de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa que se obligase a los centros a impartir la asignatura de Religión en el Bachillerato, para que cualquiera que quisiera cursarla tuviera garantizada la asignatura a su disposición. 
La Iglesia no pide "privilegios" 
La última vez fue el 17 de marzo, cuando el secretario general, José María Gil Tamayo, reclamó al Gobierno esta medida. "Me gustaría, sobre todo en Bachillerato, que el desarrollo de los decretos lleven esa exigencia de que sea contemplado el derecho de los padres a la educación de sus hijos o que los propios alumnos elijan, que sea realmente llevado a la práctica y las transferencias a las CCAA no impida esto", señaló. Para Gil Tamayo, es necesario "por el bien de todos y de la calidad educativa", que la enseñanza empiece a ser "un terreno franco de injerencia política y de ideologización" e insistió en que la Iglesia no pide "privilegios" sino que se cumpla lo que establece la Constitución y los acuerdos internacionales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada