sábado, 26 de septiembre de 2015

Hablamos de educación con Julio Rogero (TMEX.ES)



A lo largo de estos últimos años el debate social en torno a la La Ley Orgánica para la mejora de la calidad educativa, LOMCE, más conocida como Ley Wert, lejos de diluirse ha ido in crescendo, evidenciando una profunda divergencia entre una manera de entender la educación por parte del Partido Popular y la que defiende la Comunidad educativa en su práctica totalidad.
En este sentido, el PP, define la educación como “medio para crear ciudadanos empleables y capaces de competir en el libre mercado” mientras la Comunidad Educativa denuncia que esta concepción mercantilista -donde se anteponen las necesidades de los mercados a la formación integral de niños y niñas, y a la construcción de una sociedad más justa y cohesionada- pretende, en última instancia, acabar con una legítima aspiración democrática.
Esta aspiración: disponer de una enseñanza pública de calidad, equitativa, emancipadora, integradora, igualitaria y respetuosa con las lenguas y culturas propias de cada territorio y con diferencias individuales, sociales y de sexo, laica y gratuita para todos y todas, no es, en palabras de quienes defienden la escuela pública, una utopía.
Tal vez, y precisamente por eso, nuestra sistema educativo sufra los envites de esa concepción capitalista de la educación que desde el neoliberalismo se trata de imponer.
En nuestro espacio “Hablamos de educación” queremos reflexionar sobre todo esto, y en esta primera entrega, lo hacemos con Julio Rogero, maestro de Primaria e integrante del Movimiento de Renovación Pedagógica. Con él hemos hablado de la importancia social de la educación y también de esa escuela pública que defiende como la única que puede garantizar ese derecho a la educación de toda la ciudadanía independientemente de su origen, capacidad y situación social y económica.
Con él, hemos aprendido y aprendemos, y nos hemos llenado de razones para seguir hablando de educación.
Gracias, Julio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada