miércoles, 23 de noviembre de 2016

Se investiga si algunas contrataciones de profesores por parte del rector de la Universidad Rey Juan Carlos no cumplen los requisitos legales. Entre los casos estaría el de la hermana de Cristina Cifuentes

El DIARIO.ES publica estas informaciones

Margarita Cifuentes, una de las hermanas de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, trabaja desde este curso como profesora visitante en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) en el área de Historia Contemporánea. Su contratación directa obvió el hecho de que Margarita Cifuentes, de 55 años, quien toda su vida ha sido Personal de Administración y Servicios (PAS), no cumple ninguno de los requisitos necesarios recogidos en la ley para acogerse a tal figura.

Su contrato como profesora visitante está por tanto fuera de la ley, al incumplir la Ley Orgánica de Universidades (LOU, artículo 54) y el convenio colectivo de personal docente e investigador con vinculación laboral de las universidades públicas de la Comunidad de Madrid (artículo 10 punto 6). Además , los propios estatutos de la URJC dice que se elegirán entre "profesores e investigadores de reconocido prestigio". También hay más de una sentencia que especifica que para contratar a alguien como visitante tiene que provenir de otro centro, y tampoco es el caso. 
Ambos textos legales establecen con claridad los méritos exigibles a un candidato a profesor visitante. Dice la LOU que "[este tipo de contrato] se podrá celebrar con profesores o investigadores de reconocido prestigio de otras universidades y centros de investigación, tanto españoles como extranjeros" (Cifuentes no lo es).
El punto b) añade: "La finalidad del contrato será la de desarrollar tareas docentes o investigadoras a través de las que se aporten los conocimientos y la experiencia docente e investigadora de los indicados profesores a la universidad" (no tiene experiencia docente alguna, al menos en la universidad).
El espíritu de esta figura es claro: contratar a profesionales de prestigio para un área concreta que pueda estar huérfana de él o se le quiera dar un impulso. Además, según el convenio madrileño, estos profesores o investigadores no pueden estar más de dos años en el puesto.
La contratación de profesores visitantes depende exclusivamente del rector del centro, Fernando Suárez en este caso, que puede utilizarla de manera discrecional, sin convocar concursos públicos ni tener siquiera que publicar su nombramiento en parte alguna. 
Suárez, en la picota estos días por haber plagiado varios artículos antes de ser rector y en su etapa actual, le ha dado buen uso. Mientras en otras universidades los visitantes rondan el 1% (acorde al espíritu excepcional de su figura) en la URJC son uno de cada cinco profesores (20%). A alguno de ellos incluso le pagaba menos de lo que establece el convenio.
Esta contratación de Margarita Cifuentes se produce después de enero de este año, una vez leída la tesis, es decir, con Cristina Cifuentes siendo ya presidenta de la Comunidad de Madrid, de la que depende esta universidad pública. El rector maneja un presupuesto de 123 millones de euros al año que salen de las arcas públicas madrileñas. 

Ni un requisito

Margarita Cifuentes no cumple los requisitos. En primer lugar ya trabajaba en la universidad que ahora "visita". Varias sentencias recogen que "este tipo de contrato está pensado para profesores e investigadores de otras universidades" y esos mismos fallos judiciales sostienen que aplicárselo a alguien que ya está en el centro "se podría entender que es fraude de ley" literalmente.
Además, la hermana de la presidenta regional no ha sido docente hasta hace tres meses. Ha sido PAS toda su vida, desde que sacó una plaza en la Escala Administrativa de la Universidad Complutense de Madrid en 1992, según recoge el BOE. De nuevo el Boletín refleja que en 2002 mejoró su posición, todavía dentro del mismo centro y todavía como PAS, y accedió al a Escala de Gestión Universitaria (el mismo ámbito profesional del que proviene su hermana).
La profesora ha remitido un correo a eldiario.es en el que reivindica su experiencia investigadora: "En el año 2009 obtuve una beca de la Fundación Napoleón de París (...). Soy la primera española que obtenía una beca de la prestigiosa Fundación parisina (...).  Además he sido becaria del Archivo Histórico Militar (Segovia) durante 3 años, en donde inicié mi investigación".
En mayo de 2005, según su linkedin, pasa a la Universidad Rey Juan Carlos, mediante traslado y aún como PAS. Allí ejerce como responsable de los convenios de colaboración educativa de la URJC y pasa también por la biblioteca del campus de Vicálvaro, según algunas fuentes de la universidad.
Licenciada en Geografía e Historia por la Complutense y con un Máster en Ciencias Historiográficas, según su propio currículum, en algún momento decide doctorarse. Y tiene premio gordo: el propio rector de la universidad, Fernando Suárez, dirige su tesis (es poco habitual que el máximo dirigente de una universidad se dedique a esto), llamada "El Imperial Alejandro" y declarada "apta" este mismo año 2016. La autora puntualiza que fue "sobresaliente cum laude".
Con la tesis bajo el brazo, Cifuentes está preparada para dar el salto a la docencia. En algún momento entre su lectura de tesis y antes de que comience el curso universitario, a principios de septiembre, el rector le firma un contrato de profesor visitante. Para que aporte sus "conocimientos y la experiencia docente e investigadora". Así figura en su web personal de la universidad. Lo que no figura en esta página son sus proyectos de investigación o sus publicaciones: ambos apartados están en blanco.
Desde este curso, Cifuentes está encuadrada en el Departamento de Ciencias de la Educación, Lenguaje, Cultura y Artes, Ciencias Histórico-Jurídicas y Humanísticas y Lenguas Modernas del área de Historia Contemporánea.

Cifuentes defiende los méritos de su hermana, contratada ilegalmente por el rector de la URJC


La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha calificado de "absolutamente falso" que su hermana Margarita haya sido contratada de manera ilegal por la Universidad Rey Juan Carlos, tal y como publicó ayer este diario. La presidenta regional ha calificado de "canallada" la información, que ha calificado de "juicio de valor", y ha defendido los méritos de su familiar para acceder al cargo de profesor visitante, una figura exenta de concursos públicos o controles y que permite al rector de un centro, Fernando Suárez en este caso, contratar personal casi a discreción.
"Es inmoral que un medio aproveche mi parentesco para cuestionar una vida de trabajo silencioso, esforzado. ¿Mi hermana por serlo no tiene derecho a trabajar, a ser contratada por una universidad? Me parece algo verdaderamente triste. A mí no me importa que me ataquen a mí, pero que quieran atacar a mi familia, es algo ilegal", ha contestado a este diario tras un acto en La Razón.
Margarita Cifuentes llevaba, hasta este verano, 11 años ejerciendo como personal de administración y servicios (PAS) en la Universidad Rey Juan Carlos, donde llegó mediante un traslado desde la Complutense tras haberse sacado dos oposiciones en 1992 y 2002. Pero este verano, tras leer su tesis a principios de año, Margarita pasó de PAS a docente mediante un contrato de profesor visitante.
Esta figura, la del profesor visitante, está regulada en la LOU y la normativa de Madrid, y aclara que para que un docente se pueda acoger a ella es necesario que provenga de otro centro, que sea un profesional "de reconocido prestigio" y con actividad previa como investigadora. Ninguno de estos requisitos cumple Margarita, por lo que su contratación contraviene la LOU y el convenio regional sobre personal docente y de investigación.
Margarita Cifuentes no venía de otro centro, lo cual algunas sentencias previas ya consideran que puede ser un "fraude de ley" literalmente. Con 55 años, su prestigio como docente o investigadora se limita a haber realizado una tesis doctoral, para la que consiguió, según reivindican ella y su hermana como mérito, una beca en la Fundación Napoleón de París. "La primera española" en lograr tal hazaña, según destacan las hermanas Cifuentes. También obtuvo una beca en el Archivo Militar de Segovia para realizar la tesis, que versa sobre un batallón. Su actividad previa como investigadora no pasa de esta tesis, según su página web personal de la universidad, y la docente, al menos a nivel universitario, es nula.
Cristina Cifuentes ha recordado que su hermana "pierde dinero" con el cambio laboral, pero que lo hace porque "la docencia es más satisfactoria", y ha insistido en que "no hay ninguna irregularidad" porque su hermana es "investigadora singular".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada