lunes, 6 de febrero de 2017

EL PCM ANTE EL PACTO EDUCATIVO DE CIFUENTES

El Área de Educación del PCM nos envía este comunicado


El gobierno de Cifuentes lleva tiempo apostando por dar una imagen más dialogante en los medios de comunicación. Hace meses que propuso en el Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid negociar un nuevo Pacto Educativo. Sin embargo, una vez hechas públicas las propuestas concretas y conocido el procedimiento de discusión, el PCM rechaza categóricamente este llamado Acuerdo por la Transformación Educativa, porque no tiene nada de acuerdo ni de transformación, ya que no atiende las reivindicaciones de la Comunidad Educativa de Madrid.

Y es que denunciamos que este Pacto no revierte los recortes, continúa favoreciendo las privatizaciones, sostiene la LOMCE en lo ideológico y en la práctica. Todos ellos son elementos completamente rechazados por la Comunidad Educativa a lo largo de años de movilizaciones.

Para nosotros, cualquier proceso de negociación debe partir de tres premisas básicas:

• La derogación de la LOMCE , sus mecanismos segregadores y de pérdida de la democracia en la gestión de los centros escolares.

• La Comunidad Educativa debe participar en el debate y redacción de la ley educativa, con un papel protagonista y no secundario.

• Se debe empezar por blindar la inversión en Educación al 7% del PIB

Por el contrario, el documento presentado es mero marketing político. Medidas que suenan bien, aparentes pero inconexas, con falta de compromiso real por desarrollarlas, pues carece de memoria económica o compromiso presupuestario.

El documento no reconoce el derecho a la Educación, no apuesta por la Educación Infantil 0-6, no ofrece medidas específicas para Primaria, no menciona la ESO o el Bachillerato. Sobre la FP es pura continuidad con lo que ya se viene haciendo: un trasvase privatizador de ciclos de la pública a la privada.

Muchas de las medidas que anuncia son imposibles de aplicar si no se deroga el marco normativo de la LOMCE y sus desarrollos y prácticas en la CAM. Si no revierte la pérdida de funciones que han sufrido los consejos escolares con la LOMCE, cualquier medida de participación de las familias y los estudiantes es una broma. El alumnado no aparece en el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje. No se mencionan las becas, ni las tasas en Infantil o FP públicas. No menciona la bajada de las ratios.

Sobre el profesorado exhala el aroma a desprecio y desconfianza a que nos tiene acostumbrado este gobierno y su LOMCE. Da del profesorado una imagen terrible de técnico obsoleto y desactualizado, obviando que la formación continua la han desmantelado ellos, que han deteriorado las condiciones laborales, dejando los centros sin apoyos ni recursos, han masificado las aulas, han vilipendiado la profesión ante la opinión pública, convertida en mero entrenamiento de pruebas externas. Y en este pacto no aparece ni una sola medida sobre plantillas y cupos, horas lectivas ni ratios.

Sobre los centros educativos, no aborda el tema de la oferta educativa, de la masificación, evita hablar de planes de rehabilitación de los centros, de infraestructuras, de financiación, de recursos. No entra a valorar la desigualdad entre centros públicos y concertados. Si habla de colaborar con el entorno, resulta que se plantea para favorecer la entrada de las empresas privadas a los centros públicos. Evita abordar la zona única, los cierres, la no construcción de centros públicos. La autonomía de los centros es la que plantea la LOMCE: una excusa para la segregación social.

La evaluación es sólo para los centros y el profesorado a través de evaluaciones externas estandarizadas, promoviendo ideológicamente lo que hemos venido criticando con motivo de las movilizaciones contra las reválidas. Pero no se propone evaluar las políticas educativas aplicadas en Madrid, como el desastre del programa de bilingüismo, la zona única de escolarización, los ies tecnológicos, etc. porque son elementos fundamentales de su opción ideológica de segregación social y expulsión del sistema del alumnado vulnerable.

Por otro lado, el PCM rechaza el procedimiento de negociación que se ha seguido, porque no se ha contado con la participación de numerosos colectivos de la Comunidad Educativa que han protagonizado la contestación social estos años contra los recortes, las privatizaciones y la involución de la LOMCE. Si el gobierno de la CAM tuviera el talante democrático del que presume, debería haber refrendado la fortaleza de la sociedad civil y sus movilizaciones en torno al modelo de Educación que queremos. Por el contrario, el gobierno se ha comportado como si la Marea Verde no hubiera sucedido.

Además, desde el PCM entendemos que las negociaciones que puedan conducir a decisiones tan extremadamente importantes sobre el sistema educativo madrileño, no pueden llevarse a cabo exclusivamente en las instituciones -y menos en instituciones instrumentalizadas como ha hecho el PP con el Consejo Escolar- , y que es imprescindible convocar un debate social.

En el PCM nos referenciamos en el proceso de análisis, debate y acuerdo colectivo que ha llevado a cabo Redes por una Nueva Política Educativa, para acordar finalmente el Documento de Bases para una Nueva Ley de Educación. Aunque de ámbito estatal, este proceso de implicación de la Comunidad Educativa es el que nos parece verdaderamente significativo y generador de consensos sociales. Porque se ha llegado a un acuerdo educativo desde y con la Comunidad Educativa, compuesta por movimientos y colectivos sociales, sindicatos, AMPAs, organizaciones estudiantiles y partidos políticos.

En Conclusión, bajo la apariencia de una negociación, en realidad, es la enésima imposición de una visión ideológica de la Educación que rechazamos y una continuidad de las políticas neoliberales de recortes, privatizaciones y mercantilización de la Educación, así como de una naturalización de la LOMCE y sus desarrollos en Madrid.

Rechazamos la negociación como se ha dado y llamamos a la conformación de un verdadero debate colectivo desde y con la Comunidad Educativa, tomando para Madrid la experiencia de Redes por una Nueva Política Educativa. Es vital alcanzar un Acuerdo por la Educación, pero no un mero pacto institucional, sino un verdadero acuerdo social y político que garantice una Educación de calidad para la clase trabajadora madrileña.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada